ANACHRONY reseña

: “Qué divertido es pedir recursos del futuro para prepararse para el apocalipsis, y que mal cuando los tienes que entregar a tu “yo” del pasado para evitar que las anomalías te coman”

Puntos fuertes: asimétrico, rejugable, viajes en el tiempo
El fin de la tierra se acerca. Cuatro culturas dispares, autoproclamadas “caminos”, se preparan para el choque de un gigantesco meteorito que arrasará con la superficie de lactierra. Deben acumular recursos, personal, desarrollar tecnología y estar listos para la evacuación de la capital, pero sólo el mejor se alzará con el liderazgo del nuevo mundo.
Anachrony es un emocionante y tenso eurogame para hasta 4 jugadores. Cada uno representará una ideología que dispondrá de mecánicas únicas para gestionar sus recursos y desarrollarse, y dispondrá de un/a líder con una habilidad única. El tablero representa el distópico y hostil mundo exterior, donde deberán enviar exotrajes para realizar tareas sin peligro: recolectar minerales y agua, reclutar nuevo personal, investigar y erigir nuevas instalaciones. Cualquier cosa con tal de alzarse sobre el resto, representado en puntos de victoria.
El juego es altamente estratégico y recompensa una buena planificación. Los minerales se usan para obtener nuevas estructuras, el personal puede manejar estas estructuras aunque también deben asignarse para pilotar los exotrajes, el agua sirve para forzar ciertas acciones y como requerimientos de algunas instalaciones y las investigaciones son indispensables para construir super proyectos; unas enormes y potentes instalaciones que
hacen sombra al resto.
Los jugadores se encontrarán muchas veces a falta de un recurso o personal clave para ejecutar su plan, y aquí es donde entre el sello de identidad del juego: los viajes en el tiempo. Como uno de los cuatro caminos, puede abrir brechas temporales del futuro para obtener lo que necesites en cada turno. Pero estas brechas son inestables, pudiendo crear paradojas a medida que el “Doc” joven trabaja con el “Doc” mayor codo con codo. Y cuanto más traigamos del futuro, más y más paradojas podrán formase, hasta que se cree una anacronía, la cual será una seria molestia salvo que se pague un alto precio (que por alguna razón, siempre le toca sacrificarse al becario. ¿Por qué será?).
Para evitar esta difícil situación, los Caminos pueden construir y usar centrales eléctricas para activar máquinas del tiempo, viajando a ese mismo punto donde ocurrió la brecha y devolver al ya no tan joven “Doc” hacia atrás en el tiempo, cerrando el ciclo y acabando con la fuente de paradojas. ¿Hasta qué punto se arriesgará cada jugador a cambio de obtenergrandes beneficios al corto plazo?

Pero ahora hablemos de lo que todos estais deseando saber. ¿Cuáles son los Caminos, y qué hace cada uno exactamente?

Camino de la Harmonía: los habitantes de la superficie, ligados fuertemente a la naturaleza. Sus exotrajes son el epítome de la bioingeniería, mezclando metal y partes vegetales.
Gracias a su tecnología, son capaces de activar sus exotrajes sólo con agua sin necesidad de valiosos núcleos de energía. Sumado a que es el Camino que más agua recolecta, es la combinación perfecta para realizar tareas sin preocuparse de consumo de agua y recursos.
Además, pueden sacrificar uno de sus edificios biotecnológicos para anular las temibles anomalías.
Camino e la Dominación: los conquistadores de los océanos. Sus grandes naves y estructuras se erigen sobre los mismos mares que controlan. Sus híbridos exotrajes pueden explorar tanto la superficie como la profundidades en busca de materiales.
Rectos y determinados, carecen de recolección de agua innata, pero son capaces de mantener todos sus trabajadores activos y motivados con más facilidad que el resto de caminos. Además, su avanzada arquitectura les permite minimizar el gasto en recursos al construir.
Camino del Progreso: los científicos que anteponen el fin por encima de los medios. Sus ingeniería aeronáutica les ha permitido crear ciudades en los cielos, con exotrajes voladores.
Curiosos e insaciables, sus avanzadas instalaciones son más resistentes a las paradojas y son capaces de tener sus científicos trabajando día y noche sin que se cansen. Además, su tecnología en combustiles les permite usar minerales en vez de los valioso núcleos de energía. La contraparte de tener ciudades voladoras es que el consumo de agua y los recursos necesarios por instalaciones son mayores.


Camino de la salvación: para todos los amantes del steampunk, estos fanáticos del subsuelo han mezclado el metal con sus propios cuerpos buscando la salvación lejos de la carne. Sus exotrajes, cubiertos herramientas y taladros, están diseñados para moverse ágilmente tanto dentro como fuera de la tierra.
Estos medio-humanos no temen a las paradojas, y son capaces de minimizar el daño cuando ocurren las anacronías. Sus exotrajes cuestan más de activar, pero pueden hacerlo con minerales además de núcleos de energía, ofreciendo versatilidad. Además, saben darle buena utilidad al escaso neutronio, pudiendo sustiuirlo por minerales en alguna instalación y
construyendo muchas máquinas del tiempo, pues es el camino que con diferencia más puntos obtiene por viajar en el tiempo y cerrar anomalías temporales.

Deja un comentario