5 términos jugones que debes saber

Los tiempos avanzan, y los juegos de mesa son cada vez más variados. ¿Cómo saber qué tipo de juegos nos interesa, si no dominamos la terminología actual? Esa jerga de frikis donde parecen hablar en Klingon siempre intimida, pero hay ciertas palabras que son clave para diferenciar juegos de mesa de forma tan básica como diferenciar un deportivo de un monovolumen.

  1. Eurogame (o Euro)

El término viene dado por el estilo de juego popularizado por diseñadores europeos. No todos los juegos de Europa son eurogames, pero una gran mayoría pasan el corte.

Son juegos donde el objetivo final es obtener puntos, a menudo llamados puntos de victoria, que marcarán el vencedor. Son juegos que nunca incluyen eliminación de jugadores y buscan captar a los jugadores mediante mecánicas interesantes, estrategias profundas o interacción equilibrada entre jugadores. Además, el factor azar de dados o cartas suele estar mitigado, ya sea por la ausencia de esos componentes o por otorgar cierta agencia a los jugadores respecto a los resultados obtenidos (repetir dados, robar varias cartas y elegir una…)

IMAGEN DE topjuegosdemesa

Por norma general, los eurogames (o llanamente euros) son juegos que se perciben como serios, priorizando el equilibrio del juego ante la temática, de cierta complejidad y mucha profundidad en la toma de decisiones.

2. Ameritrash (o trash / Eurotrash / Temático)

Este término tuvo sus inicios como mote despectivo de los repetitivos diseños provenientes de Norteamérica. Con el tiempo, aunque el término se ha normalizado, sigue habiendo debate sobre la posible ofensa que implica usar este término. A partir de los ameritrash han aparecido versiones alternas como le eurotrash, y por norma general se refiere a todos esos con el diminutivo trash.

En la actualidad, la web Board Game Geek, una de las plataformas icónicas del mundo del juego de mesa, ha iniciado un proceso de cambio para sustituir el término trash por el mucho menos polémico temático.

Esta nueva definición busca remodelar la imagen percibida de este tipo de juegos, resaltando su gran ambientación por encima de la hasta ahora conocida aleatoriedad. Más específicamente, son juegos donde se ha realizado mucho esfuerzo en que resulte atractivo a la vista: diseños atrevidos, arte de gran calidad, enormes tableros coloridos, abundantes figuras de gran detalle, componentes llamativos (monedas de metal, contadores de colores y forma atractivas…). 

Aunque no siempre es el caso, estos juegos tienden a estar menos equilibrados respecto a reglas y dependen de dados u otros sistemas de gran azar para suplirlo. El objetivo es siempre facilitar la diversión del jugador a costa de reducir el control que estos tienen sobre el devenir de la partida. Por ello, los juegos temáticos son conocidos por ser muy atractivos, azarosos y con gran interacción entre los jugadores (del estilo “chúpate esta” cuando no es cooperativo).

3. Filler

Este anglicismo explica, literalmente, el tipo de juegos que representa. “Fill”, que significa rellenar, es lo que hacen estos juegos con el grupo. Llenan un tiempo vacío entre dos actividades. El término más cercano en castellano sería “pasa ratos”. Se tratan de juegos muy ligeros de reglas, generalmente aptos para todas las edades, donde las partidas más cortas pueden durar entre uno y cinco minutos, y las más largas nunca sobrepasan la media hora.

La esencia radica en la sencillez, que busca generar interacción entre jugadores para que disfruten de unos momentos de diversión o risas, sin necesidad de pensar demasiado o ponerse serios.

La mayoría de juegos familiares suelen caer en esta sección. A su vez, los primeros juegos con los que se inician los jugadores de mesa noveles suelen ser de esta temática, para más adelante profundizar más en otros juegos más complejos.

4. Legacy

A diferencia de los anteriores, los juegos legacy no son un estilo de juego en sí. Representan una filosofía de juego novedosa: juegos de un sólo uso. Pueden pertenecer a cualquier estilo de juego, con el añadido de que, tras una serie de partidas prefijadas, el juego no puede volverse a jugar. En el mejor de los casos, el juego seguirá siendo servible pero, una vez conocida la historia, carecerá de interés por lo que se vuelve un regalo ideal para un amigo o familiar.

Estos productos suelen incluir, entre otras cosas, sobres cerrados/sellados, pegatinas, objetos que deben romperse, y siempre incluyen una emocionante historia (ya sea en modo de libreto, narraciones en las cartas, una campaña cerrada, etc.). Aunque socialmente aún no todo el mundo se siente cómodo con la idea de comprar un juego para romperlo, la esencia está en vivir una experiencia emocionante y única. Por suerte, las populares salas de escape (escape room) están ayudando a mentalizar a los más escépticos sobre la filosofía de “un sólo uso”.

5. LCG (Living Card Game)

La mayoría de nosotros estará a estas alturas familiarizado (hasta cierto punto, al menos) con juegos de cartas coleccionables como Magic: The Gathering o Yu-Gi-oh!. Estos juegos suelen llamarse juegos de cartas coleccionables, con las siglas CCG en inglés (collectible card game). La idea es comenzar con una cantidad pequeña de cartas, el cual puedes ir ampliando a base de comprar sobres que incluyen cartas aleatorias. Son juegos que funcionan muy bien, pero es verdad que suelen acabar incitando a un gasto desmesurado cuando se buscan conseguir cartas concretas.

Y aquí es donde entran en juego los juegos de tipo LCG (Living Card Game) o su equivalente ECG (Expandable Card Game). No os lieis. Ambos son lo mismo en realidad. El término ECG se popularizó dado que el nombre Living Card Game estaba registrado por la empresa Fantasy Flight Games, quien no permitía el uso a otras editoriales.

Estos juegos, en mecánica, son iguales a los coleccionables. Pero a diferencia de ampliarlos con sobres aleatorios, estos juegos se venden en packs con cartas predefinidas. Cada pack incluye todas las cartas de esa expansión, de forma que con una sola compra puedes disponer de toda la gama para crear los mazos que quieras, sin azar ni necesidad de buscar o hacer cambios con amigos. Aunque, en cierto modo, este juego también genera consumo regular (una expansión nueva al mes o al año), se trata de un consumo preestablecido y en ningún momento acabará en un consumismo desmesurado.

Además, los LCG ofrecen una gran gama de juegos cooperativos, donde se puede disfrutar al máximo de la experiencia de juegos de cartas sin la inherente competitividad. Las expansiones ofrecen cartas y campañas (con sus respectivos enemigos) nuevas para disfrutar de nuevos y más difíciles retos.
Para repasar: CCG son juegos que debes ampliar con sobres aleatorios y cambiando/comprando cartas con amigos. Los LCG/ECG son juegos de cartas cerrados que incluyen todas las cartas, sin necesidad de cambios o compras.

Deja un comentario