Cubirds microreseña

Cubirds es un juego superventas de corte sencillo y familiar. Con una mecánica sorprendentemente simple, crea una competición interesante para todas las edades.

Cada partida comienza con 12 cartas de ave en mesa: 4 líneas con 3 aves cada una. En sus respectivos turnos, los jugadores deben jugar un ave en una de estas líneas. Si hay más aves de esa raza en la fila, puede recoger todas las cartas que queden entre ambas. Dicho de otro modo, hay que hacer un “sandwich” entre las aves que hay en mesa y la que juegas desde tu mano.

De este modo, juegan aves para recoger otras aves. ¿Y el propósito? Si acumulan suficientes copias de una raza en mano, podrán descartarlas y puntuar esa raza. El primero que puntúe cierta cantidad de razas diferentes o puntúe la misma raza tres veces gana.

La gracia del juego, está en que al jugar un ave estás obligado a poner todas las copias de esa raza que tengas en mano en la mesa. Por ello, si buscas acumular cartas de una raza en concreto, es imprudente jugar uno ya que perderías todas las copias al hacerlo. Más aún, si has dejado varias copias en la mesa otro jugador podría aprovechar para llevárselas todas.
En conclusión, la simpleza del juego no le hace carecer de estrategia. Relativamente pequeño como para llevarlo a cualquier sitio, se puede enseñar en un minuto y poner a jugar personas de todas las edades. Y el arte de las aves es como un imán. ¡Ya no hay excusa para jugar a juegos de mesa!

Deja un comentario