MICRO MACRO CRIME CITY

La mejor forma de describir Micro Macro Crime City es hacer una evidente comparación a los libros ¿Dónde está Wally?. La idea general es la misma: un enorme mapa de una ciudad, hasta arriba de alocados personajes dedicándose a sus no siempre honrados quehaceres. Y dentro de todo este caos y confusión, los jugadores observan el marco completo como si de una cámara ojo de águila se tratara.

El juego propone 16 retos únicos, de diferente dificultad. Cada uno de estos desafíos está compuesto por varias tarjetas en un sobre misterioso. Al abrirlo, cada tarjeta pedirá localizar evidencias concretas en el mapa. De este modo, se recorrerá el crimen paso a paso, ofreciendo la suficiente información para poder resolver el caso al final.

Cabe mencionar dos características únicas: la primera, es que sólo hay un mapa; un gigantesco póster desplegable donde a veces habrá que hacer uso de la lupa que incluye la caja para poder ver una imagen al detalle. La segunda, es que las imágenes no son estáticas. A diferencia de otros libros de búsqueda de este estilo, los personajes se repiten por todo el mapa, representando las diferentes acciones que han hecho durante el día. De este modo, podemos seguir a un sospechoso, buscar las personas con las que ha interactuado o relacionar el arma del crimen con el malhechor. De hecho, esta es la parte más alocada y divertida, como cuando un sospechoso entra en una boca de metro y hay que revisar todas las salidas del mapa para saber por cuál ha salido.

Bien, ya has cumplido los 16 sobres. ¿Y ahora qué? La caja del juego debería darte una idea (tiene un mini crimen a resolver). Entrando en la web de la editorial, encontraréis una enorme cantidad de misterios secundarios sueltos. En efecto, ¿te acuerdas de todas esas imágenes raras y sospechosas que has ido encontrando, pero nunca estaban relacionadas con ninguno de los 16 casos principales?

Por si no fuera poco, si te parece que los casos resultan demasiado fáciles, el juego propone una variante para resolver casos: tras leer la primera tarjeta, intentar resolver el caso sin usar el resto de tarjetas. De este modo, no hay pistas ni guías que orienten y el tiempo invertido con cada caso se alarga sustancialmente. 

En resumen, si te atrae este estilo de juego, Micro Macro Crime City cumplirá con todas tus expectativas. Aunque cuidado, porque una vez empieces a resolver los casos, ¡puede que ya no puedas parar!

Deja un comentario